Inicio Inicio Red celular del ICE permite monitorear fauna de Cerro Osa en tiempo...

Red celular del ICE permite monitorear fauna de Cerro Osa en tiempo real

29
0
Compartir

Mecanismo podría replicarse en un sector del Parque Nacional Corcovado.

La cobertura ofrecida por la red celular kölbi del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) permite observar en tiempo real la presencia, el comportamiento y el desplazamiento de las especies de fauna que habitan en las 2.000 hectáreas de Cerro Osa, en Golfito.

En 2011, el ICE y la Asociación Conservación Osa firmaron un acuerdo para promover la protección del ambiente y la vida silvestre en la zona. Recientemente, el Instituto aprovisionó un grupo de chips kölbi que permite la comunicación en tiempo real entre las cámaras trampa instaladas en puntos escogidos del bosque y su personal de monitoreo.

“Cada vez que un animal pasa frente a una de las cámaras trampa, el dispositivo captura una fotografía o graba un video en alta definición, que envía inmediatamente a una dirección de correo electrónico o a una aplicación móvil”, explicó Eleanor Pratt, directora de monitoreo de fauna y tecnología de la Asociación.

Los chips kölbi de estas cámaras operan con descarga de datos ilimitada. Dicha característica permite una conexión 24/7, ya que la comunicación está sustentada en la cobertura celular que brinda la radiobase 4G de 60 metros de altura instalada por el ICE en Cerro Osa, en febrero de 2017.

“El aprovisionamiento de los chips permite dar un paso importante para conocer la actividad de la fauna en un área con tanta biodiversidad. La transferencia de archivos en tiempo real beneficia la investigación científica y tecnológica desarrollada en un bosque costarricense”, comentó Alonso Córdoba, administrador del convenio por parte del ICE.

Según la Asociación, como producto de este monitoreo, se valora la opción de colocar dispositivos similares en un sector del Parque Nacional Corcovado, ya que la cobertura celular que provee la radiobase de Cerro Osa tiene alcance hasta varios puntos de esa área protegida.

Además de las cámaras, Conservación Osa ubicó, en puntos estratégicos de las 2.000 hectáreas, unos dispositivos acústicos que graban el sonido ambiente. Este equipo ayuda a prevenir y detectar actividades ilegales que impactan negativamente la salud del bosque, como la tala y la caza de especies silvestres.