El relato de Nick Underwood

A bordo de un avión de la patrulla marítima de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés), el ingeniero mostró qué es lo que ve desde su puesto. Las pantallas en las que registra información clave para estudiar la tormenta van acompañadas de las cargadas nubes y el viento de casi 300 kilómetros por hora que azota con furia, remeciendo la nave.

Underwood, no obstante, guarda la calma. Incluso, afirma que se divirtió, cuando otros podrían haber tenido el mayor susto de sus vidas. «Pasé un gran momento y estoy ansioso por ir de nuevo«, exclamó en su cuenta de Twitter. Por momentos, las ráfagas y las nubes no permiten ver a más de un metro de distancia.

Vea también: Miles de niños pueden verse afectados por huracán Irma